4. De la artesanía al comercio

Después de varios años trabajando en el taller, te has convertido en un habilidoso artesano. Empezaste trabajando en la fundición, fabricando herramientas con bronce.

Cuando el ceramista murió, el Maestro artesano te mandó al taller de cerámica, donde aprendiste a hacer vasijas de cerámica con un torno alfarero. El problema es que últimamente las ventas se  han reducido porque los clientes de la aldea, ya disponen de todo lo necesario.


Una vez vino un comerciante extranjero con un gran cantidad de productos artesanales diferentes y exóticos. Sus piezas de cerámica tenían otras formas y otra decoración. Vendió mucho en tu aldea, ya que la novedad resulta muy atractiva.

Después de ver lo sucedido, se te ocurrió una idea: ¿Por qué no hago yo lo mismo? si llevo los productos de nuestros talleres a otras aldeas y ciudades que no dispongan de ellos, podríamos tener más ventas.

Le contaste tus ideas al maestro, y le pareció muy buena idea. Ambos fuisteis a hablar con un famoso comerciante de la aldea, que había realizado viajes antes y que conocía las rutas comerciales. En la ciudad todos se referían a él como el Comerciante Avaricioso. Al llegar a su casa, oísteis que el comerciante estaba gritando a sus joven esposa. Llamasteis a la puerta y entrasteis a su gran casa.  Le explicasteis vuestras intenciones le pedisteis que os dijera dónde estaban los caminos y qué dirección seguir. 

"Os deseo mucha suerte en vuestra iniciativa, pero no voy a desvelar mis conocimientos, no quiero que vosotros os adelantéis y se reduzcan mis ventas cuando vaya yo. Prefiero ser el único que conozca los caminos y las rutas comerciales para comerciar"

Desilusionados, abandonasteis la casa cabizbajos. Sin saber por dónde ir, seremos una presa fácil para los bandidos que viven de asaltar y robar a los viajeros.

Cuando apenas habíais andado unos metros, una mujer que estaba oculta tras un muro, os llamó. Era la joven esposa del comerciante, Os dijo:

"Soy la esposa del que todo llaman Comerciante Avariciosos. Yo os puedo ayudar si vosotros me ayudáis a mí. Mi marido me trata mal, así que quiero divorciarme de él, pero no puedo volver con mi familia porque lo consideraría un deshonor. Os propongo lo siguiente; os enseñaré un mapa que guarda mi marido celosamente, en él se ven las rutas para llegar a las ciudades más ricas, donde se obtienen grandes ganancias. Podréis cambiar vuestras mercancías por otras, como metales preciosos o cereales, y con este trueque saldréis ganando.  A cambio lo que os pido que me deis trabajo, yo me divorciaré de mi marido, me convertiré en comerciante y viajaré con vosotros. ¿Aceptáis el trato?"

Demostraba gran valor ofrenciendonos ese trato, con razón la llamaban  Mujer Valiente.  Tras hablarlo unos minutos entre nosotros, decidimos aceptar su propuesta. Entonces ella desenrolló un rollo de papiro y nos mostró el mapa, a continuación nos dijo:

"Memoriza este mapa, porque he de volver a dejarlo donde estaba, antes de que mi marido se de cuenta. "
Tras estudiarlo durante unos minutos, le dije:
"Esta tarde preparé un carro y las mercancías, puedes venir mañana al alba a nuestro taller de cerámica, y desde allí tú y yo iniciaremos nuestro viaje. Gracias al mapa, ya sé hacia dónde iremos"

Misión 4: demuestra que has memorizado el mapa de la región identificando los lugares señalados